"Otras voces"


Comentarios recibidos por email y otros medios sobre mi libro
"Voces de madrugada"








“Aprendí a expresar esos ratos de melancolía que todos tenemos a lo largo de la vida, y a disfrutar serenamente y con todos los sentidos del recuerdo que aun perdura en mi memoria de aquel día, en que se abrieron las puertas de mi corazón y entraron las letras”. 

Así́ es Jone Miren Asteinza. La sensibilidad y poesía que se aprecia en su relatos: “Ecografía interior” ó “Con sabor a moras” ó “la noche de las salamandras”, por poner varios ejemplos me sorprendió gratamente, pues juega con el lector llenándole de curiosidad, cubriendo todo el relato de una sensibilidad como muy pocos pueden lograr y al final , en una o dos frases da un toque sorpresivo que deja al lector con una sonrisa placentera en el rostro.

En una parte de sus relatos, critica el desgaste rutinario del amor, llegando incluso en algunos momentos a exponer el desamor más profundo, deseos de soledad, ansias de libertad incluso el planteamiento del temor para conseguir esa libertad post marital y qué hacer con ella. Critica actual hacia la violencia de género limitándose a la exposición en los pensamientos de los diferentes personajes. Valiente, comprometida y sensible.

Microvoces queda definida con una de sus citas:


La última vez que estuve sola, estuve ausente, pensando en una historia que nunca empezó pero que aún no acaba.


Voces de madrugada es un bello libro de relatos cortos escrito por Jone Miren Asteinza que me atrevo a incluir entre los mejores que han caído en mis manos entre los que incluyo a Hiromi Kawakami, Bolaño, Cortázar... por citar algunos autores que han dejado su huella en ese campo de la narración.






Acabo de terminar tu libro Voces de madrugada. Es de muy fácil lectura, escribes muy bien y no ocultas casi nada, lo explicas casi todo, salvo en los micros, claro. Los apartados que más me han gustado son voces lejanas y voces cercanas y me gustan más tus cuentos cuanto más largos son. Por ello creo que deberías escribir los relatos más largos. En fin, que me ha gustado leerte. Por decirte algo “malo”, creo que microvoces quita valor al libro. Pero no me hagas caso, que también son los textos más reflexivos que dejas muchas cosas que contar para que pensemos, será el calor.
Un abrazo




Josep Amorós

Ahora que te he leído  ya nunca podrás esconderme nada. 

Hoy, porque desde las diez de la mañana solamente he soltado tu libro dos ratitos: para preparar unos macarrones con chorizo que, sinceramente, me han quedado dignos de Gerardo, y después de leer Recuerdos rotos, cuando he sentido la imperiosa necesidad de cerrar el libro, salir a la calle con los perros y tomarme un respiro. 

Sabes que un relato es muy bueno cuando no puedes seguir con el siguiente sin concederte esa pausa que atempere las emociones desatadas, que calme la indescriptible inquietud que ha crecido con ansia línea a línea, palabra por palabra, personaje a personaje. Rowena, la madre desde su diario y el despacho de papá como personaje por si mismo. El hijo-hermano que todo lo precipita sin moverse de una foto y Samuel, el vestal encantador. Me he enamorado de Eva, de su piel blanca y de su pelo teñido de negro azabache (de su decisión de teñirlo de negro, ¡una rubia!), de sus zapatos negros de punta y tacón afilados. 

Y me he enamorado de ti, de tu voz propia y apropiada, que crece con el libro desde el aroma inocente de las moras, hasta el dolido perfume de la inquietante flor de loto y esa ensalada de variantes agridulces con que cierras el libro, prometiendo más. Te estamos esperando.

Gracias Mirentxu, por este libro delicioso. Gracias por haber sido mi sábado.

Ésta es para ti. Si tengo ocasión de escribir otra para publicar, la haré más académica, aunque no más convencional. Contigo sería imposible. 





Marisol de Benialbo

Querida Miren,
hace días que terminé tu libro pero mi ordenador ha tenido uno de sus innumerables achaques y he esperado a recuperarlo para escribirte.
Voces de Madrugada es para mí mucho más redondo y maduro que el anterior libro. Creo que has mejorado mucho en tu expresión y argumentos sin perder la sensación de autenticidad de tus relatos, siempre vividos de algún modo.
No sabría con qué relato quedarme, muchos me suenan de clase, otros me han sorprendido gratamente.
Quizá Rowena ya me gustó la primera vez que lo iniciaste y sigue atrayéndome.
Y sobre todo creo que tienes un talento especial para los relatos cortos, me encantan.
Espero tu tercer libro, seguro que tienes un buen futuro como escritora, Voces de Madrugada me lo confirma..
Felicidades y un gran beso. Adelante!!!


Benjamín Blanari

Voces de madrugada: He podido reconocer, al menos en Un pijama frío, el relato verídico del episodio que vivisteis Luismi y tú. Probablemente contenga el libro Voces que procedan del fondo autobiográfico. Lo cierto es que su lectura me ha resultado entretenida y que, como un buen e intenso café deleitado a sorbos, he ido consumiendo con fruición. Has encontrado la forma de comunicar tus pensamientos y de conectar con el lector. Una que otra narración deja el regusto que tienen los manjares cuando se agotan.
Espero que, en unos Recuerdos Restaurados pronto nos cuentes qué fue de Robert, de Samuel y de Eva.
Un abrazo.
Beni



Paquita Prat Barnils

Querida Miren:
He pasado una tarde deliciosa leyendo “Voces de madrugada”.
Desde la primera página el libro respira el mimo con el que has seleccionado los relatos de cada una de sus partes. El prólogo acertadísimo de Susana que  prepara al lector para unos relatos que, sean o no ciertos, despiertan una gran verdad interior.
He recordado algunos por habértelos oído leer en clase, —además por supuesto de los dos que tienes en “2X16”— “Un carcaj para el Tuchaua”, “Día de Boda”, “Síndrome confusional”, “Un pijama Frío”, Los pendientes de la Diva”, “Algo inesperado” y quizá algún otro que ahora no recuerdo. Esto también me ha acercado todavía más, si cabe, a sus historias. Pero te he de confesar que la lectura relajada y tranquila me ha permitido saborearlos mejor y releer algunas frases que me han parecido geniales.
Entre los que no conocía me ha impresionado “La noche de las salamandras” por esta transgresión de las normas tan bañada de complicidad. Y la terrible y dura historia de “Ojos de hielo”. Aunque creo que el de nota es “Recuerdos rotos” , e imagino que debes pensar en el para tu primera novela. ¿No? ¡¡¡Hazlo, seguro que será un éxito!!!
Un besazo, Artista.



Angela Pañeda Sanz 

Jone tu libro me ha encantado de principio a fin! Un gusto leerlos. Maravillosos relatos, llenos de sorpresas, detalles y voces diferentes.
Estoy segura de que nos conoceremos ;) y nos iremos leyendo mientras tanto :)
¡Un abrazo gordo!





He leído tu libro “Voces de madrugada”, me ha gustado mucho, mucho de verdad.
Muy ameno. Las historias unas muy hermosas, otras apasionantes, pero no por eso menos hermosas.
¡Ah! Me daba rabia que se acabasen las historias. Las has escrito describiendo muy bien todo lo que rodea a cada historia.
Por favor sigue escribiendo…





Acabo de leer los relatos de madrugada y me ha resultado una lectura muy agradable y entrañable por lo bien que trata los recuerdos y expresa los sentimientos.






Hoy en mi viaje a Barcelona, en el tren, he terminado tu libro. Me ha gustado mucho, de verdad. Escribes de maravilla. Qué envidia sana te tengo. Me han gustado todos los relatos, cada uno en su estilo, pero por mencionar algunos: Los pendientes de la Diva, Recuerdos rotos, Un pijama frío, bueno, la verdad, todos. Debes de seguir escribiendo más cosas. Insisto: Qué bien escribes…



Anny Levi


Me alegro de leer en Facebook todos los comentarios, reseñas y publicaciones que hacen de tu libro. 
Me ha maravillado el estilo que tienes para escribir y narrar. 
Te felicito de nuevo y la verdad, no sé por qué has esperado tanto para publicar.




Me he leído tu libro dos veces. 
Me han encantado los relatos, todos los relatos son impecables, literariamente muy ricos. Entrañables, llenos de ternura, algunos con misterio, metafóricos y con ese reflejo de una voz femenina. 
Tratas temas que aunque posiblemente algunos son autobiográficos, tocas lo más profundo del alma humana.




He ido esta tarde-noche a escuchar a Jone. La conozco de Facebook. La he leído aquí.

Jone me parecía una persona sensible, inteligente, con la cabeza amueblada, que se dice. Lo que escribe por aquí me gusta. Me interesó desde el principio cuando dijo que presentaba un libro. 

Un libro nuevo. Yo no sabía que Jone tenía otro libro, me he enterado hoy. Pero sí; ya es el segundo.

La editorial que la publica es Editorial Nazarí. La han presentado la periodista Esther Peñas y un representante de la editorial; siento no haberme quedado con su nombre, cachis. Ha explicado un poco el sentido de su editorial; una editorial joven, que quiere hacerse un hueco y cuidar a sus autores/as, y que busca sobre todo que estos sean leídos. Me ha hecho gracia la frase de “comprad el libro, prestadlo, robadlo, pero leedlo”. 

Esther ha hablado de los cuentos que forman el libro, de sus diferentes “cronologías temporales” y de la última sección, al margen en parte y siendo ésta mucho más onírica. La escritora, la autora, nos ha contado que algunos cuentos son reales, que sucedieron, por ejemplo el que ha leído “con sabor a moras”, que, a mí, me ha parecido de una delicadeza exquisita. Ha leído también un micro relato de la última parte: el último, que es muy significativo, ha dicho, porque podría definir su situación actual; y no le pongo yo para que compréis el libro y lo leáis; me ha encantado. 

Luego ha habido un pequeño coloquio, muy divertido, al menos para mí: le he preguntado “por qué escribe”, y me ha soltado un “pues no lo sé”, que nos ha hecho sonreír a todos, incluida ella y yo. Luego claro ha explicado cosas, que escribe de noche, en el “duermevela”, que toma notas, que apunta cosas, que quizá escriba una novela, que lo del estancarse en el escribir es también un poco de pereza, y algo que me ha encantado, que escribir debería ser también esfuerzo, hábito, insistir aunque “ no me salga nada”.

Ha sido un acto breve, y me ha parecido que con el tiempo muy medido, muy sobrio y a la vez con muchas sonrisas.

He tenido el honor de que me firmara su libro y de darle un abrazo. Me gusta como persona Jone, y por lo que hoy ha leído creo que me va a gustar mucho como escritora.